miércoles, febrero 02, 2011

dejémosla partir

cuando nada queda por exprimir de la nostalgia,
se convierte en un venenito dulce que sólo alimenta la autocomplacencia.